Publicidad

Ventajas y desventajas de ser autónomo

Ventajas de ser autonomo

Aunque el emprendimiento no es un camino de rosas también tiene muchos aspectos positivos que te ayudarán a percibir el trabajo y la vida de una forma distinta. Es cierto que los autónomos están más expuestos – la mayor parte de los clientes no son fijos, los pagos no suelen llegar a tiempo y la previsión a largo plazo no es fácil -, pero también cuentan con muchas ventajas.

VENTAJAS

PUEDES HACER LO QUE REALMENTE TE GUSTA

El éxito del trabajo reside en no percibirlo como tal, por ello una garantía de felicidad es trabajar en aquello que te apasiona. Y, ¿qué hay más apasionante que dedicar tu tiempo a un proyecto en el que tú eres el máximo responsable?

Por eso, los emprendedores que creen en sus proyectos y aman lo que hacen tienen más garantías de subsistir que aquellos que emprenden por necesidad u escogen negocios basándose únicamente en estadísticas de éxito y no en motivaciones personales.

Lee además: Autónomos y jubilación: ¿Cuánto voy a cobrar?

ventajas-de-ser-autonomo

 

PUEDES ORGANIZAR TU PROPIO TIEMPO

Es cierto que los trabajadores por cuenta propia, en general, trabajan más que los trabajadores por cuenta ajena, pero también es cierto que pueden organizar mejor su tiempo. El no tener que ir obligatoriamente a un lugar a una hora concreta permite tener una mayor libertad sobre cómo se organiza y gestiona el tiempo.

SERÁS TU PROPIO JEFE

Es cierto que tendrás que lidiar con clientes, muchos de ellos difíciles, pero también podrás disfrutar de una de las grandes ventajas del emprendimiento: la ausencia de jefes. El trabajo y la forma en la que lo hagas dependerá exclusivamente de ti, con todas las ventajas e inconvenientes que eso conlleva

CRECERÁS MÁS PROFESIONALMENTE

En Infojobs, destacan que los autónomos tienen más posibilidades de crecimiento que los trabajadores contratados. Algo que tiene sentido, ya que los autónomos tienen más libertad a la hora de explorar y desarrollar nuevas vías.

En las empresas, los empleados se mueven generalmente en la parcela que se les ha asignado, mientras que los freelance pueden aprender muchas más cosas y gestionar mejor su trabajo.

PODRÁS TRABAJAR DESDE CUALQUIER LUGAR

Esto depende de la profesión que se tenga, pero, en general, los autónomos pueden trabajar desde cualquier lugar. Llevan la oficina a cuestas; ahora, el reto pasa por conseguir lograr el equilibrio entre la vida profesional y la laboral.

INCONVENIENTES

En realidad no existe diferencia entre el patrimonio empresarial y el personal, respondiendo con sus bienes presentes y futuros ante las deudas con terceros.

  • El principal inconveniente de ser autónomo es la incertidumbre y la escasa capacidad para asegurar una serie de ingresos periódicos. Este tipo de trabajadores deben esforzarse para tener un sueldo mínimo y además, para cubrir todos los gastos que la realización de la actividad requiere. Además, estos tendrán que pagar la cuota de autónomos independientemente de la cantidad de ingresos que haya, siempre que la actividad siga adelante.
  • Si el empresario está casado en régimen de gananciales, pueden dar lugar a que su actividad empresarial alcance al patrimonio del cónyuge.
  • Las sociedades, por lo general, ofrecen una imagen más profesional ante las entidades financieras y los distintos agentes del mercado.
  • No puede contratarse a familiares de hasta segundo grado de consanguinidad, sino que tienen que darse de alta también como autónomos.
  • El tema de los impuestos es un tema crucial. La carga fiscal de los empresarios autónomos puede a llegar a ser mucho más elevada que las sociedades: Impuesto de Actividades Económicas (IAE), el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y declarar el impuesto sobre el valor Añadido (IVA).
  • En el tema de las desgravaciones, también hay más de un inconveniente. El autónomo solo puede desgravarse el 50% de los gastos y del IVA. Para dejar bien destacada la desventaja, destacaros que una sociedad mercantil puede llegar a desgravar hasta un 100% de todo lo que esté relacionado con la actividad que se realice.

Se recomienda crear una sociedad en el momento en que se de alguna de las siguientes circunstancias:

  • El proyecto necesite cuantiosas inversiones.
  • El negocio esté generando un considerable nivel de beneficios.
  • Tu competencia esté formada mayoritariamente por sociedades.

También te puede interesar:

¿Cuándo hay que darse de alta como autónomo?
Lo que nadie te cuenta cuando vas a emprender…

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *