Publicidad

¿Sabes cómo recuperarte de las heridas que provoca un pequeño apuro económico?

Uno de los cauces que más tirón está adquiriendo entre los particulares es el que nos procuran los préstamos rápidos. Las compañías que se dedican a ello no solo se anuncian en la televisión, sino que también son fácilmente localizables en internet, dado que es de forma online como suelen ofrecer sus créditos al usuario. Entre estos pequeños grandes héroes a los que recurrir cuando nos acechan pequeñas deudas figuran Vivus, Wonga o la novedosa Cashper.

¿Sabes cómo recuperarte de las heridas que provoca un pequeño apuro económico?

Procedimiento completamente online

Además, todo se sustancia de forma sencilla. De hecho, el trámite en su integridad se consuma electrónicamente y el mismo día se ingresa en la cuenta del solicitante. También la abundancia de estas firmas se debe a que muchos ciudadanos han agotado sus ahorros y ante ciertos apuros sobrevenidos precisan de un pequeño crédito puntual.

Muchos se preguntarán qué tipo de clientela suele acceder a estos préstamos personales. Esta cuestión apenas reviste misterio, pues se trata de particulares con ingresos recurrentes, como nóminas, prestación por desempleo o jubilación, a quienes les acucia una determinada cantidad de dinero a fin de paliar una falta de liquidez transitoria. Seguro que más de uno de los lectores se ha visto en semejante situación y no le resulta nada disparatado este río de liquidez con el que tan estupendamente pueden regar una mermada cuenta.

Sin aval, pero con ingresos recurrentes

Sin embargo, quizás algunos consideren que esta necesidad puntual puede ser atendida por los bancos. Por desgracia, ésta no es la tendencia ya que las entidades apenas conceden préstamos y, si lo hacen, someten a los prestatarios a un rosario de exigencias como avales, además de aprobar estas cantidades tras un detenido estudio no exento de burocracias que alargan el proceso. Por lo tanto, muchas personas se animan a dar este paso porque el dinero solicitado enseguida se encuentra disponible en su cuenta y pueden destinarlo a aquello que más les urge: reparaciones de electrodomésticos o vehículos, estudios, entre otros fines.

500 euros para situaciones concretas

Así, el particular obtiene un préstamo personal que no excede de los 500 euros y que puede devolver en un plazo de 30 días normalmente y, de este modo, apaciguar una deuda o solventar una situación que no podía aguardar al dictamen de un banco que puede decirnos que sí o no, pero siempre incurriendo en una larga espera.

Debemos tener presente que las empresas que se dedican al menester de los préstamos rápidos buscan aliviar una situación que se prevé transitoria y no recurrente. A estas cautelas, se suma los consejos de empresas que, como Cashper, recomiendan al futuro cliente que se asegure de que pasado el tiempo establecido se hallará en disposición de pagar. No en vano, se vela por que estos usuarios no acaben convirtiéndose en morosos y, por este motivo, se puede informar con anterioridad al vencimiento de su falta de liquidez para poder trabajar en una fórmula para su pago. Así, se evita que éste acabe engrosando los registros de morosos que tantas puertas crediticias pueden cerrarnos en el futuro.

En cualquier caso, si le interesa recabar más sobre este tema, puede encontrar información contrastada bastante detallada y completa sobre un préstamo personal de estas características en Cashper, una de las páginas que mejor explican este término.

Imagen de Flcikr por Tax Credits

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *