Publicidad

En marcha

En varias ocasiones, y desde la apertura de este Blog, Francisco Pérez Andrés, emprendedor y escritor de “estartap”, había prometido hablar con detalle de las ideas que tenían para su empresa, las motivaciones y la misión.

Por eso, y para poder dar el envión o empujón necesario a aquellos que todavía no se animaron a dar el salto y poner en marcha sus proyectos, Pérez Andrés comentó sobre sus exdperiencias y aprendizajes.

A diciembre de 2006, su empresa contaba con dos promotores, Francisco y su socia “María” y un tercer personaje, del cual se dará más información más adelante.
María se dedica al desarrollo de software, página web, etc.

María formaba parte de otro emprendimiento, en este los socios eran tres, pero María tuvo diferencias con uno de ellos y decidió abondonar la empresa. En ese momento es cuando ingresa Francisco.

Francisco y María decideron armar su propio emprendimiento, fue así como comenzaron siendo socios en un  proyecto enfocado al sector del software y los servicios informáticos aprovechando sus experiencias, sus carteras de clientes y, en lo posible, la estructura de su empresa.

Pero por qué querían matener la estructura de su empresa tenía su fundamento en una táctica a la que querían llegar: Hacerse del control de dicha empresa y comprarle a los otros dos socios sus partes.

Pero en caso de que esa táctica no funcionara, también tenían un plan B: Crear una empresa a partir de cero, como verán, era un plan Pokies mucho más complicado y osado.

Es en este momento cuando se requiere presentar al tercer personaje de importancia crucial, y eso se lo debe a que es el inversor, que tiene un dinerillo ahorrado y que confía en Francisco.

Pero, a todo esto, a Francisco no le gustaba mucho la idea de poner en juego el capital de otra persona, pero finalmente lo aceptó porque disponiendo de fondos se facilitan un poco las cosas y ayudan al que el arranque sea más sencillo.

Los siguientes meses fueron de reuniones entre María y Francisco, con los dueños de la empresa a adquirir y entre ellos y el inversor.

Pero como lo primordial son los clientes, decidieron dejar de lado el aprendizaje y enfocarse en los proyectos que ya estaban rodando.

Un golpe de suerte ayudó a Francisco y María: El socio con el que anteriormente se había peleado María les comunica que abandonaba la empresa.

Las cartas ahora están mejor barajadas y facilitan los movimientos de Francisco y María.

Uno de los socios se iba de la empresa y presionaba al otro para cerrarla, el tercer socio continúa y decide cerrar la empresa.

La puesta en marcha ahora se ve muy favorecida ya que los emprendedores tienen el qué y el cuando y hasta el cuánto, sólo resta encontrar el dónde. Un proyecto con buenas oportunidades de crecimiento rápido, a sortear la crisis y no hacer moviemientos en falsos serán la clave para mantenerlo y hasta hacerlo crecer.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *