Publicidad

Pon una SL en tu vida

Seidenbaum lo dice claramente: “Una de las cosas que más nos costó afrontar, es de la que menos me arrepiento, la de constituirnos como empresa. […] Ahora, recomiendo que todo el que tenga una mínima vocación empresarial, constituya una sociedad.”

Constituir una sociedad puede parecer algo complicado. Sin embargo, es algo que hay que plantearse a poca actividad que se desarrolle. Entre sus ventajas, quizás la más importante sea la limitación de responsabilidad del empresario al patrimonio aportado a la sociedad. Es la forma más segura de separar la actividad profesional de la personal, evitando el riesgo para el patrimonio individual o el compartido con el cónyuge.

Obviamente, requiere unos trámites (no muchos más que funcionar como empresario autónomo), tiene unos costes (600-800 euros por término medio) y una aportación inicial de capital. Además, exige cumplir determinadas formalidades respecto a llevanza de cuentas, etc.

En definitiva, se trata de una decisión a valorar. Seidenbaum, a partir de su experiencia, lo tiene claro.

>> ESEM Lifestyle es miembro de la red eStartap

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *