Autoempleo, internet y fraudes

| 2015/04/21 | 1 Comentario

Desafortunadamente en el río revuelto que significa un número de desempleados cercano a los 6 millones, también navegan desaprensivos que buscan aprovecharse de las necesidades de empleo de millones de personas, y lo hacen, a través del anonimato y la relativa seguridad que a este efecto les puede proporcionar Internet, generando falsas ofertas de empleo que además habitualmente van asociadas a estafas que pueden llegar a ser verdaderamente graves para los intereses de los incautos desempleados que cayeran en sus garras.

Es cierto que en los dos últimos años existe un mayor nivel de control sobre estas falsas ofertas de empleo, fundamentalmente sobre una modalidad que cobró mucha fuerza a finales de la pasada década, mediante la cual los chiringuitos financieros de blanqueo de dinero, generaban supuestos empleos en los que el trabajador se convertía simplemente en receptor de dinero negro en su cuenta bancaria que posteriormente transfería a otras cuentas, lo cual generó no pocos problemas legales a los que cayeron en esta estafa.

El espíritu emprendedor en España

Sin embargo no pensemos que estos desaprensivos se han marchado de la red; siguen igual de activos. En muchas ocasiones se manejan dentro de las propias redes de empleo como ofertantes, tienen acceso a los currículum y, prestan especial atención a los más desprotegidos de entre estos, que pueden coincidir con parados de larga duración, de más de 45 años y un nivel de formación medio/bajo y también, con una especial predilección por las personas jóvenes en busca del primer empleo.

Son muchas las señales de alerta que un usuario puede llegar a detectar ante una oferta fraudulenta de empleo, en un futuro artículo la repasaremos con detalle, sin embargo el principal elemento a utilizar en esta cuestión es el sentido común; es muy difícil que nos ofrezcan un trabajo en un proceso de selección en Internet, sin un proceso de entrevista personal, con una retribución por encima de la media, y para el que, por ejemplo, debamos en algún momento realizar alguna compra o pago… y no pensemos que son pocos los que caen o han caído en algún tipo de oferta de empleo fraudulenta, puede ocurrirle a cualquiera.

 

 

 

Tags:

Categoría: Emprendedores, Puesta en marcha

Deja un comentario


Logo FinancialRed