Publicidad

La difícil decisión de la inversión inicial en marketing

No vamos a discutir sobre la importancia del marketing prácticamente en cualquier idea de negocio que pensemos lanzar. Hoy en día estamos ante un elemento simplemente básico que ha pasado incluso De la frontera promocional hacia un modelo de comunicación comercial totalmente necesario, en el que por supuesto, el marketing online y el potencial de las redes sociales ha ganado enteros. Pero debemos saber que aun siendo una inversión necesaria, es una inversión de las que más dudas que genera el inicio al emprendedor, esto no debiera ser así pero realmente ocurre.

Y estas dudas pueden acabar derivando en errores importantes en la concepción de la comunicación comercial desde el inicio del lanzamiento del proyecto, algo que puede ser tremendamente malo para el futuro de la nueva empresa, o peor aún, caer en el error de un personalismo en la gestión sin conocimientos o con escasos conocimientos, algo desafortunadamente más común de lo que pensamos y con resultados poco positivos.

Errores del emprendedor antes de emprender

marketing online

 Errores del emprendedor antes de emprender

 

No todo depende del marketing pero…

Efectivamente todo no depende del marketing, obviamente cuestiones como el propio modelo de negocio, el nicho de mercado, la calidad de los servicios y los productos, son cuestiones básicas, sin embargo no sobrevalorar la importancia de la comunicación comercial y el marketing no significa infravalorarlo, algo a lo que en nuestro país se tiene mucha tendencia.

Es básico definir una estrategia de marketing inicial, una estrategia que posteriormente se podrá complementar y en la que probablemente tendrán que intervenir más recursos que el propio que pueda aportar el emprendedor.

A la hora de inversión en el marketing, esa difícil decisión en la que la caminamos más de lo que debiéramos, aunque hay muchas cuestiones importantes al interés que son verdaderamente básicas:

  • Qué nos distingue: es fundamental encontrar los puntos de diferenciación ya no sólo de nuestros productos o servicios sino también de nuestro modelo de empresa y la aplicación del mismo al resultado final. Y esto es básico porque se trata de convencer al usuario final de que cambie con respecto al producto o servicio en concreto de idea de compra y la desvíe hacia nosotros. Si no sabemos cuál es nuestra diferencia básica y cómo comunicarla difícilmente podemos trasmitir una imagen sólida.
  • Qué queremos obtener con el marketing: este es uno de los grandes caballos de batalla. Y no es porque habitualmente el emprendedor en primera instancia va a asociar el marketing con un aumento de la venta o la prestación de servicios, algo para lo que obviamente sirve, pero que no es en absoluto la única y una finalidad. Resulta muy importante determinar los objetivos principales y secundarios que pretendemos alcanzar ya que éstos determinan en buena medida los presupuestos de las campañas de marketing. Cuestiones como la imagen de marca, la comunicación en busca de sondeo, la conversión de seguidores a clientes, son muchas las cuestiones que pueden englobarse en este apartado.
  • El coste de captación: es normal, de hecho teóricamente es lo esperable, que el primer esfuerzo en marketing  de un proyecto emprendedor tenga el mundo digital como destino principal. Sin embargo, esa sensación de precio reducido e Internet proporciona en muchas ocasiones no es realmente contrastado con el coste de captación que nos va a suponer. Realmente, y esto es algo  unánimemente aceptado los llamados costos por impacto en la red no acaban resultando tan baratos. En este caso también es fundamental ser realista y afinar bien en el presupuesto. Es mejor un planteamiento gradual de campañas asimétricas que nos permita sondear donde está realmente nuestro menor costo de captación, sin embargo la inversión es inevitable y además necesaria.

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *