Publicidad

La diferencia está en la pasta

Poderoso caballero es don dinero. Si ya lo dice la sabiduría popular. Es cierto que hoy en día hay sectores de la actividad empresarial que no requieren de una gran inversión inicial, y por lo tanto el dinero no actúa como barrera de entrada. No hay que levantar una fábrica, ni comprar materias primas. Es el famoso mito del garaje (qué reminiscencias al mito de la caverna platónico…), una persona con un ordenador puede poner en marcha un negocio.

Sí, es cierto. El talento a los mandos. Pero eso no quiere decir que el dinero no sea importante, y que no pueda marcar una gran, enorme diferencia.

Desde mi punto de vista, hay dos factores en los que disponer de dinero abundante o no tenerlo puede marcar la diferencia:

  • El tiempo de desarrollo: vale, de acuerdo, una persona con un ordenador puede desarrollar algo. Pero si en vez de una persona es un equipo de desarrollo de diez personas, avanzará diez veces más rápido. Podrá poner en marcha su producto diez veces antes. Podrá atender al feedback de los usuarios diez veces mejor. Y en un entorno en el que ser el primero vale más que ser el mejor, y en el que la atención de los usuarios es tan volátil, ese “time-to-market” es esencial. Y el dinero puede ayudar, y de qué manera, a que ese TTM sea el menor posible
  • Promoción y marketing: vale, la web2.0, el “boca-a-oreja” amplificado, el marketing viral… todo son herramientas que funcionan. Pero a eso le ponemos dinero… todo es más sencillo. Y desengañémonos, el grueso del público objetivo de prácticamente cualquier negocio sigue estando fuera de los canales “dospuntocero”, y hay que invertir en comunicación más tradicional para llegar a ellos. Y eso cuesta dinero

Por lo tanto sí, es cierto, ahora es posible hacer cosas “sin dinero”. Pero no es menos cierto que si esas mismas cosas se hacen “con dinero”, el resultado tiene más probabilidades de ser mejor. No es condición necesaria ni suficiente, pero ayuda.

Publicidad

5 responses to “La diferencia está en la pasta

  1. Estoy totalmente de acuerdo con el segundo punto. El dinero ayuda muchísimo para dar a conocer el proyecto y comercializarlo. De hecho el mayor problema no suele ser el desarrollo si no la venta. Es cierto que algunos proyectos se han lanzado exclusivamente con marketing viral y estrategias 2.0. Pero por cada uno lanzado hay 10 languideciendo que seguramente funcionarían con una buena inversión en marketing y publicidad.

    Sin embargo no estoy de acuerdo en tu afirmación de que con 10 personas haces 10 veces más que con una sóla. El aumento de la complejidad y los problemas de comunicación suelen hacer que la escalabilidad de un proyecto no sea tan eficiente. Obviamente 2 personas hacen más que una, pero el problema es que no hacen el doble. Y cuanto mayor el equipo más compleja se vuelve la gestión del mismo.

    Pero qué te voy a contar yo a ti, por eso me extraña la afirmación.

  2. Álvaro, estoy completamente de acuerdo con lo que dices: son rendimientos marginales decrecientes. Pero estando de acuerdo con eso, creo que los dos estaremos de acuerdo también en que vale, 10 personas no hacen 10 veces más. Me vale con que hagan 5 veces más. El “time to market” se incrementa dramáticamente.

    Ejemplo1: proyecto desarrollado por las noches y fines de semana por una persona

    Ejemplo2: proyecto desarrollado por un equipo de 5 personas full time

    Vale, la eficiencia (medida en resultado/uso del tiempo) es posiblemente mayor en el ejemplo1. Pero el ejemplo2 aporta mucha “potencia de fuego” que, aunque no sea tan eficiente, seguramente conseguirá sus objetivos mucho antes. Ése era mi punto.

  3. Estoy de acuerdo contigo pero yo haría hincapie en que el talento de las personas se tiene que poner en el mercado, a través de redes, contactos, y posibles “amigos” que te compren la idea. Las ganas, motivación y seguridad en uno mismo hace que al final se cumplan los deseos de uno, con mayor celeridad o no, pero se cumplen independientemente del dinero que puedas tener. Y si no sale, es que no había tanto talento detrás de la idea y hay que buscar la siguiente.

  4. Imagina que tu proyecto tiene lo mejor en todo, el mejor equipo, la mejor ventana de oportunidad, el mejor cliente, bla, bla, bla …. pero el mundo es tan grande que si la idea y sector son realmente buenos es muy, muy probable que exista otra iniciativa como la tuya y, y, si tiene mejor financiación que la tuya, la competición va ha ser muy dura, quizás sea la ganadora, porque es muchos mercados, pasa como en las películas del oeste, no hay sitio para dos, forrasteero.

  5. Si un albañil (o persona dedicada a la construcción) hace una casa en 30 días, 30 albañiles no hacen una casa en un día.

    Hacen más bien un desastre 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *