Publicidad

¿Escribir en un blog revela datos a la competencia?

Es una de las dudas más grandes que le pueden caber a un emprendedor a la hora de escribir un blog: ¿me estaré descubriendo demasiado? ¿estaré dando demasiadas pistas a posibles competidores? ¿me robarán la idea?

Parece que Sun Tzu, en El Arte de la Guerra, lo tenía muy claro:

“el enemigo debe ignorar dónde me propongo a librar la batalla, porque, si lo ignora, deberá estar preparado en muchos puntos diferentes. Y si se mantiene preparado en muchos puntos, serán poco numerosos los efectivos que yo pueda encontrar en cualquiera de ellos”.

Cuanto menos sepan de nosotros, mejor. Ahora… ¿Sigue siendo eso cierto tras tantos siglos? ¿Son los negocios del siglo XXI una “guerra”? ¿Es mejor la transparencia y la confianza, o el ocultismo y el secretismo? ¿Son todos los demás “enemigos” o también hay potenciales aliados? ¿Es posible librar batallas sin esos aliados? ¿Confiarán en nosotros si no les contamos al menos parte de nuestros planes y no confían en nosotros?

Yo creo que, al menos en lo que a escribir un blog sobre la experiencia emprendedora, Sun Tzu no tiene razón. Si no nos descubrimos, aunque sea en parte, lo más probable es que no tengamos ni la oportunidad de llegar a ningún campo de batalla.

Vía Posicionarse

Publicidad

2 responses to “¿Escribir en un blog revela datos a la competencia?

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo por varias razones.

    1º Prefiero tener el 1% de una gran tarta al 100% de nada.

    2º M. Thatcher decía “La gente cree que las cimas son como la del Everest, y que allí no hay sitio. Mi mensaje es: hay sitio abundante en la cima” Creo que la mentalidad rácana que piensa que ciertos recursos son escasos, es falsa.

    3º La competencia impulsa, evita que te estanques.

    4º Las ideas son solo ideas hasta que se ponen en marcha. No dejes que queden en tu cabecita.

  2. Creo que es un pecado dejar todas esas ideas en nuestra cabeza, solo por miedo a que nos las quiten.

    Quizás sea una forma de justificarnos a nosotros mismos: “para qué voy a dar ningún paso, si me van a robar la idea”. Eso sí, mientras tanto, sirve para todas nuestras ensoñaciones.

    ¿Miedo a afrontar nuestro propio potencial?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *