Publicidad

Las franquicias en España: emprender con red de seguridad

El sistema comercial de franquicia demuestra ser una tendencia al auge en la actualidad. La pequeña y mediana empresa es la que más partido puede sacar al franquiciado gracias a la unión con otras sociedades. Así incrementa la fortaleza de las pymes, siguiendo por ejemplo la opinión de Mail Boxes, la franquicia líder en servicios de envíos, comunicación y diseño gráfico para las pequeñas y medianas empresas y el particular.

Emprender_Franquicia

Es complejo conocer con exactitud el número de franquicias que opera en España, pero según las estadísticas oficiales a finales de 2014 ya se contaban por más de 1.000. Este sistema tiene éxito pues permite que cualquier empresa, sobre todo las pymes, colaboren con otras y se asocien con el consiguiente fortalecimiento en el mercado.

La asociación entre empresas mediante la franquicia facilita la explotación de una marca, un servicio o un producto y siempre cumpliendo el mismo protocolo de actuación. Aun así, ¿es recomendable el modelo de franquicia? Sí, porque aporta gran seguridad al estar regulado bajo un contrato de cesión y que resulta en las prestaciones económicas predefinidas.

Por otra parte, el deseado punto de equilibrio por lo emprendedores se alcanza mucho antes ya que el franquiciador conoce el mercado y asegura unos mínimos de rentabilidad a las empresas que se acogen al contrato. En España, un país en el que autónomos, emprendedores y pequeñas y medianas empresas lo tienen difícil sobre todo para comenzar, el sistema comercial de franquicia es bastante interesante. La rentabilidad a corto plazo es claramente superior al negocio independiente.

Además, sumarse a una franquicia cuenta con ventajas indirectas muy a tener en cuenta para el futuro del negocio. Por ejemplo, asociarse a una empresa con notoriedad y reconocible en el mercado significa que en el futuro una parte de su bandeja de clientes se queda también con la marca. Es decir, se gana posicionamiento. Por no hablar de la exclusividad de zona que se puede aprovechar por parte del franquiciador, sumándose a las estrategias de campañas nacionales aunque la venta del franquiciado se dirija a un mercado local.

La economía de escala, a su vez, está muy presente en el sistema de franquicia. Si el coste del producto que una empresa desea vender en España es demasiado alto, al estar en una franquicia y expandirse la demanda, el precio de su producción baja. Esto permite adaptar los precios al mercado y conseguir una rentabilidad aún más alta por comprar el producto a precio bajo y venderlo al que marque el mercado de la franquicia.

Como vemos, la franquicia es una gran forma de emprender en España. El riesgo baja, el reconocimiento sube y la rentabilidad es superior. Asimismo, firmar un contrato de franquicia facilita la inmersión en un tipo de mercado gracias a la formación inicial proveniente del franquiciador. También se informa de los últimos avances y se comparten impresiones con las demás empresas asociadas, las cuales comparten entre sí la explotación del producto, del servicio o de la razón social para su mejor posicionamiento.

Publicidad

One response to “Las franquicias en España: emprender con red de seguridad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *