Publicidad

Donde no ahorrar cuando empiezas por tu cuenta

Emprender no es fácil y mucho menos cuando uno está empezando. Si hay algo en común para todas las empresas y personas durante las primeras etapas es la falta de recursos económicos. El problema es que esta escasez puede llevar a tomar decisiones financieras que en su momento podían parecer acertadas pero que a la larga terminan siendo una fuente de gastos.

Uno de los errores más habituales es tratar de ahorrar en las herramientas de trabajo. Uno ejemplo clásico es del emprendedor que decide establecerse por su cuenta y tras despedirse de la empresa comienza a planear el que será su lugar de trabajo: un ‘despacho’ en su propia casa buena parte de las veces. Llegado el momento de acondicionar la oficina es cuando surgen los primeros problemas. Hará falta un escritorio ‘en condiciones’, una silla de trabajo y posiblemente un nuevo ordenador.

Hay que evaluar correctamente las necesidades y no centrarse exclusivamente en el coste, algo que por otra parte pocos emprendedores hacen durante los comienzos. En este sentido, es fácil terminar con un escritorio que a corto-medio plazo terminará siendo un problema, una silla causante de dolores de espalda y un ordenador que no termina de ir todo lo rápido que nos gustaría. En el fondo, se trata de un problema de percepción entre lo que hace falta para trabajar ‘en condiciones’ y el ansia por ahorrar costes durante los primeros meses.

Por eso hay que cambiar de mentalidad y si, por ejemplo, en el anterior trabajo se conseguía llenar una mesa más grande de papeles no hay por qué pensar que con una pequeña será suficiente. Lo mismo puede decirse de la silla y de su calidad, aunque en este caso evaluarlo es algo más complicado. El material de oficina es casi siempre más caro de lo que la mayoría de emprendedores prevé. Donde no debería haber dudas es en el apartado del equipamiento informático. Para muchos emprendedores, especialmente aquellos que trabajan  a través de la Red, esta es su principal herramienta de trabajo y no se debe escatimar en los costes.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *