Publicidad

Cuatro cosas que tienen en común todas las startup de éxito

Descubrir las raíces del éxito de una startup no es desde luego una tarea sencilla. Es cierto que pueden existir algunas claves a tener en cuenta, pero en ocasiones lo que vale para unos no vale para otros, por tanto es difícil determinar una receta original para el éxito. Sin embargo no es tan difícil buscar rasgos comunes en experiencias exitosas de estartaps.

Curiosamente, y a diferencia de lo que puede parecer en una primera instancia, no necesariamente siempre vamos a hablar de cuestiones como la idea, el desarrollo de la misma, etc., de hecho podemos encontrar en empresarios emprendedores de alto éxito el uso de conceptos sorprendentes y mecánicas poco convencionales en cualquier momento. Ahora bien, si hablamos de conceptos básicos, de cosas en común, como veremos no estamos hablando de extravagancias.

claves de éxito

Pasión por el proyecto

Es muy difícil por no decir imposible encontrar un proyecto emprendedor de éxito que no responda al apasionamiento de su fundador. El generador de la idea, como corresponde a los fundadores de la gran inmensa mayoría de empresas de éxito, es capaz de apasionarse con la solución a un problema y el enfoque correcto que su idea o solución aporta.

La pasión permite la innovación y la creatividad, pero además, es el proceso de identificación con el proyecto se trasmite en cadena desde los fundadores hasta los propios empleados.

Enfocar las responsabilidades

Todas las empresas de éxito han comenzado destacando por una cosa concreta que les hace diferentes a las demás. Pretender abarcar en un lanzamiento de empresas muchos patrones diversos no es en absoluto garantía de éxito, al contrario puede ser garantía de dispersión.

Centrarse en aquello que mejor se sabe hacer y que más le diferencia del resto es una obligación básica de la nueva empresa.

Cuidar el cliente existente y el cliente objetivo

Da igual que la empresa tenga uno o un millón de clientes. La importancia de la atención a los clientes es algo básico en cualquier proyecto de éxito, las empresas de nuevo cuño deben considerar como una prioridad absoluta mantener procesos de atención a los clientes exquisitos, ser capaces de escuchar, de responder ante las evoluciones de las necesidades de los clientes y sobre todo ser capaces de trasladar la motivación que diferencia a nuestra empresa de otras incluso al propio cliente.

La empresa no solo es trabajo

Si analizamos los mayores éxitos empresariales a partir del emprendimiento en la última década vamos a encontrar también como elemento común el hecho de que todos promueven la cultura de empresa más allá del hecho en sí de trabajo común.

La motivación, el trato, la participación del equipo más allá de la vida laboral en el otras cuestiones como el propio desarrollo personal y colectivo, son elementos que se han demostrado muy útiles y favorecedores de un tejido interno que fortalece las virtudes de la empresa, y que sin duda contribuye a esta receta del éxito.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *