Cómo sanear las cuentas de tu empresa

| 2015/09/17 | 0 Comentarios

¿Atraviesas un mal momento y no sabes cómo sacar tu empresa a flote? Cuando se está en un momento complicado antes de tomar una decisión hay que detenerse y pensar fríamente en la situación.

En primer lugar hay que determinar si esa situación es reversible. Echar el cierre a un negocio es una decisión drástica pero en ocasiones puede evitar endeudamientos posteriores y conflictos mayores. Si analizada la situación se decide continuar adelante, compartimos algunas pautas que pueden ayudar a sanear las cuentas de las pequeñas empresas.

CLAVES PARA SANEAR LAS CUENTAS

La teoría es sencilla, estamos en pérdidas porque gastamos más de lo que ingresamos. La práctica, no lo es tanto.

como-sanear-cuentas-empresa

También te puede interesar: Método Lean Startup: lo que hay que saber antes de emprender

1 – Disminuir gastos. Cuando uno ingresa menos de lo que gasta debe de tratar de gastar menos, no hay otra solución posible. Para ello debe tomar medidas urgentes: cambiar a un local más económico, despedir empleados…Cada empresario deberá analizar de qué puede prescindir y tomar acciones al respecto. Lo importante es que las deudas no se acumulen durante mucho tiempo porque después será muy difícil ponerse al día y pueden obligar al negocio a echar el cierre.

2 – Aumentar ingresos. Busca nuevas opciones y líneas de negocio que no te supongan un gasto y que te puedan reportar beneficios. Un nuevo producto, nuevas ofertas….Prueba todo aquello que pueda generarte nuevos ingresos aunque no vaya al 100% con el core de tu negocio.

3 – Crea un plan de acción. Si la situación es muy drástica da a tu negocio un tiempo concreto, si después de que pase ese periodo no has conseguido levantar cabeza y sigues sin equilibrar las cuentas tal vez haya llegado el momento de cerrar.

4 – Cuantifica todos los gastos. Recoge cada uno de los gastos de la empresa y analízalos. Se consciente de cada euro que se gasta y valora si realmente son necesarios.

5 – No reinviertas, ahorra. Si tienes un mes bueno no gastes de más, no lances nuevas líneas de negocio que te supongan una inversión, ni emprendas de más…Guarda para cuando no tengas. Si has establecido un plan de saneamiento a seis meses se consecuente y no gastes demás. Un mes bueno, es simplemente un mes bueno, no marca una tendencia.

6 – Evita a los morosos. Hay clientes que no son rentables y en momentos de crisis no hay que seguir contando con ellos. Pagan tarde, dan demasiados problemas o hacen perder el tiempo…Piensa fríamente en la rentabilidad de la rentabilidad de tu empresa. Un ‘no’ a tiempo puede ayudarte a evitar problemas mayores.

7 – Compara proveedores. Hoy en día existen multitud de ofertas en el mercado, así que investiga si tus proveedores te ofrecen la oferta más competitiva, si no es así, cambia.

8 – Vigila tu stock. Economiza y trata de comprar lo justo para subsistir.

Si te ha interesado este post te recomendamos que leas:
Claves de la nueva regulación de autónomos
¿Cuándo hay que darse de alta como autónomo?
¿Qué es el modelo 347?

Tags: ,

Categoría: Administración, Emprendedores, Estrategias y Competencia, Financiación, Inversión

Deja un comentario


Logo FinancialRed