Publicidad

¿Cómo puede lograr una start up un aval y financiarse?

¿Cómo puede lograr una start up un aval y financiarse?

¿Cómo puede lograr una start up un aval y financiarse?
¿Cómo puede lograr una start up un aval y financiarse?

La financiación es uno de los problemas que más preocupan a todas las start up. Estas empresas aún no cuentan con el potencial financiero ni negociador para llegar a acuerdos con las entidades de crédito. Gracias a las sociedades de garantía (SGR), pymes y autónomos pueden acceder a la financiación necesaria, negociar mejores condiciones y recibir asesoría de expertos en el sector durante todo el proceso.

 

Las necesidades de financiación de las pymes han mostrado una reducción significativa

respecto a las registradas hace un año, según el IV informe sobre “La financiación de la pyme en España”, elaborado por CESGAR. A pesar de ello, el dato sigue demostrando el gran problema para las pequeñas y medianas empresas. El 21,7% de las pymes ha tenido necesidades de financiación y, si se excluyen los autónomos, el porcentaje de empresas con necesidades se eleva hasta el 26,8%.

 

Pero, ¿cuál es el destino de la financiación? La mayoría de las pymes requiere financiación para el circulante (el 72,6%). Le siguen en importancia la inversión en equipo productivo (20,9%), la inversión en inmuebles (11,8%) y las inversiones en innovación (6,4%). Las necesidades de financiación de las pymes exportadoras y de las que están innovando siguen siendo claramente superiores a la media. Así, el 31,6% de las exportadoras ha tenido necesidades de financiación en los últimos seis meses frente al 21,1% de las no exportadoras. Se observan también diferencias significativas en las necesidades de financiación por sectores de actividad y por tramos de tamaño empresarial. Así, la industria, los servicios de transporte y los servicios a las empresas presentan, en este momento, necesidades de financiación superiores a la media.

 

El obstáculo más importante que las pymes señalan en su financiación sigue siendo no haber podido aportar las garantías solicitadas (personales, avales y otros). Y si bien su importancia se ha reducido respecto al año pasado, seguramente por razones de estacionalidad, el porcentaje de pymes que lo señala es muy superior al de hace un año: 33,6% frente a 21,1%.

 

La financiación ajena es la forma más elegida por las pymes. El 67,3% de las que necesitaron financiarse en los últimos seis meses se decantaron por esta vía. El gran obstáculo al que se enfrentan es el obtener garantías frente a préstamos con entidades financieras, organismos oficiales u otros. Las necesidades de garantías son mayores en las empresas que exportan, en las empresas que innovan y en las empresas más jóvenes (con menos de cinco años).

 

SGR: EL AVAL NECESARIO

‘Con Aval Sí’ es un proyecto que ayuda a dar a conocer las SGR en España que ponen a disposición de pymes y autónomos diferentes avales financieros y técnicos con los recibir el sí que tanto necesitan. Lograr aval y financiación para una start up a través de una de las SGR de ‘Con Aval Sí’ ofrece a las start up mucho más que la fuente de crédito que buscan para poner en marcha o gestionar el día a día de su negocio.

El aval de una SGR facilita el acceso a financiación de forma rápida, ágil y sencilla que se encarga de negociar, mediante su aval, las mejores condiciones de financiación con el banco. Los expertos en financiación de pymes y autónomos de las SGR estudian cada caso de forma personalizada para ayudar a tomar las mejores decisiones de financiación.

 

TIPO DE AVALES

 

Los avales pueden ser tanto financieros como técnicos. En el primer caso, facilitan el acceso a la financiación de las start up y permiten negociar mejores condiciones en términos de plazos y tipos de interés. En el caso de los avales técnicos, permite a pymes y autónomos garantizar compromisos no dinerarios relacionados con su actividad ante las Administraciones Públicas o terceros.

 

Existen cinco tipos de avales financieros diferentes que cubren diferentes necesidades de las pymes y autónomos.

 

– Préstamo circulante: ofrece una liquidez inmediata para las necesidades de la tesorería del negocio a corto plazo. Es útil en el caso de pago a proveedores, nóminas u otros gastos corrientes de la compañía.

 

  • Préstamo de inversión: aporta financiación para poder llevar a cabo inversión en activos fijos como maquinaria, instalaciones, medios de transporte, etc.

 

– Póliza de crédito: ideal para las start up que buscan financiación de operaciones de circulante y gastos imprevistos para garantizar la actividad normal de su negocio.

 

Leasing y factoring: cubre operaciones de arrendamiento y anticipos financieros.

 

– Financiación para emprendedores: ayuda a emprendedores a contar con el impulso que necesitan para iniciar el proyecto.

 

Entre los avales técnicos, existen otros cinco tipos diferentes para cada una de las diferentes necesidades:

 

– Anticipo de subvenciones: sirven para garantizar las obligaciones legales y formales ante las Administraciones u Organismos Públicos en el caso de haber recibido subvenciones o ayudas.

 

– Avales ante la Administración: ofrecen la garantía de cara a préstamos ante la Administración Pública y aplazamientos de pagos de tributos u otras obligaciones.

 

– Finanzas definitivas y provisionales: garantizan las obligaciones derivadas de la licitación y el cumplimiento de contratos de obra, gestión de servicios, de suministros o asimilados.

 

– Licitaciones internacionales: aportan una garantía en obligaciones legales y formales ante terceros y organismos públicos derivadas de licitaciones internacionales.

 

– Avales del juego: garantizan las obligaciones legales y formales establecidas en la legislación vigente en materia de juegos de suerte, envite y azar.

 

CASOS DE ÉXITO

 

Son muchas las empresas que se han aprovechado de ‘Con Aval Sí’ para lograr el aval de una SGR que les permita cubrir sus necesidades financieras, aprovechándose además de ventajas como la asesoría de expertos en el sector durante todo el proceso.

 

ADPAN es una de las empresas referentes en el mercado de productos ‘sin gluten’ en España. El interés de sus fundadores en la innovación les llevó hasta Asturgar, la SGR que opera en su región. La empresa necesitaba una fuerte inversión para comprar maquinaria contratar a personal especializado. “El aval fue clave para mantener nuestra apuesta por el I+D+i. Gracias a él pudimos hacer frente a varios créditos, comprar la maquinaria necesaria y poder llevar a cabo el proyecto, reconoce la compañía”.

 

ADPAN es sólo uno de los muchos casos o que han confiado en una de las 19 SGR diferentes repartidas por todo el territorio nacional. Sea cual sea la provincia de España en que resida el autónomo o tenga la sede social tendrá cerca una SGR con la que poder trabajar.

 

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *