Claves para desarrollar el carisma

| 2015/07/22 | 2 Comentarios

Más allá de ser un buen profesional y de hacer el trabajo correctamente, hay un aspecto muy importante de la personalidad que identifica a las personas triunfadoras: el carisma. Las personas carismáticas tejen a su alrededor un halo de atracción del que resulta difícil escapar y su energía contagia a los demás.

Es cierto que para las empresas tener un líder demasiado carismático puede acarrear problemas, ya que en el caso de que decida abandonar la compañía el hueco puede resultar difícil de cubrir, pero a grandes rasgos el carisma siempre es un rasgo positivo.
Más allá del talento natural de cada persona. Así es, hay gente gris mientras hay otra que brilla con luz propia, existen ciertos aspectos que señalan en Liderazgohoy que si se trabajan pueden ayudar a desarrollar el carisma.

leadership

Lee también: 10 formas de premiar a los empleados

1 – ESTAR PRESENTE

Uno no puede liderar un equipo desde la distancia. Un buen líder debe de estar presente y atender a los conflictos que surjan dentro de la compañía.
Escuchar a los empleados, sus impresiones y problemas es fundamental. Pero hay que escuchar de verdad, prestando atención sin interrupciones de móviles, mensajes o llamadas, para hacer ver al otro que cuenta con nuestra atención.

2 – EJERCER UNA COMUNICACIÓN EFECTIVA

Los buenos líderes saben transmitir sus mensajes y hacerlos llegar a los demás. Es importante ser claro y no andarse por las ramas. La oratoria es algo fundamental y las habilidades de escritura también.
Enviar correos electrónicos bien estructurados y manejarse con soltura en una reunión es fundamental a la hora de potenciar el carisma. En general, no se admira a las personas apocadas.

3 – DEMOSTRAR PROFESIONALIDAD

Debes mostrar conocimiento en el área en el que quieres desarrollar liderazgo. Los empleados cuestionan constantemente a los jefes y es importante que valoren las aportaciones y directrices que aportes a su trabajo. Si piensan que no sabes hacia dónde vas, difícilmente te valorarán.
Tener un jefe en el que se confía y del que se puede aprender es una de las cosas más valoradas por los empleados.

4 – SER EMPÁTICO

La empatía es,en primer lugar, un ejemplo de buena educación. Las personas bien educadas, no se trata de tener buenos modales sino educación, son empáticas, saben ponerse en el lugar del otro. No se trata de compadecerse y justificar cada uno de los problemas de los trabajadores sino de ser comprensivo y mostrar afecto cuando sea necesario.

También te puede interesar

Claves para triunfar en redes sociales

Cómo elaborar un plan de negocio en 10 pasos

Fuente de las imágenes: www.blogging4jobs.com / earlychildtrainingcenter.com

Categoría: Management, Un buen Líder

Deja un comentario


Logo FinancialRed